Home / LIFESTYLE / Le Goût des Autres / “De razones vive el hombre pero de sueños sobrevive”

“De razones vive el hombre pero de sueños sobrevive”

Como dice el refrán “más vale tarde que nunca”, ¡Bienvenidos! la página de hoy habla de los sueños y esta dedicada a mi amiga (Anna), que a pesar de todos los pronósticos ha logrado convertirse en lo que alguna vez soñó, y también todos los que vamos en el camino de alcanzar los nuestros.111

De pequeña soñaba con ser una gran bailarina, nada era más importante en mi día que llegar a mi adorada clase de ballet, espacio que para mi era como volar y por unos minutos estar fuera de este planeta. Luego, descubrí mi gran afinidad por los animales, mi habilidad en las ciencias sociales y mi especial gusto por el estudio de las personas. Amaba viajar, las lenguas extranjeras y tomé la decisión de estudiar relaciones internacionales. Aun no estoy segura de que fuese mi sueño, pero seguro ha sido uno de los grandes éxitos de mi vida.

Es curioso, me encontraba emprendiendo un viaje para muchos como cualquier otro pero, para mí, uno muy especial. En la revista del avión, un artículo acerca de los hermanos Wrighty que relataba cómo al pensar algo que para la época era absurdo, lograron alcanzar su sueño: el primer vuelo tripulado autopropulsado. Lo leí con especial interés porque me dirigía a uno de los eventos más importantes para una modelo en Colombia, y me preguntaba que estaba haciendo allí pues nunca soñé con ello. Recordé una entrevista que le hicieron a Robin Williams luego de ganar el Oscar por su papel en Good Will Hunting, donde decía que el soñaba con ser un gran arquitecto y sin embargo lloraba al mirar la preciada estatuilla que ganó gracias a que un día decidió ser actor.

Y sí, a veces la vida entre extraña e irónica nos da gratas sorpresas. Sin duda con esfuerzo, dedicación y determinación cada quien puede alcanzar lo que se proponga. Mujeres de otras generaciones soñaban con encontrar el príncipe azul, casarse y tener hermosas familias. La realidad de las mujeres de hoy nos ha llevado a pensar de manera distinta, no digo que dejemos de desear lo que nuestras abuelas soñaban, pero sí considero que las aspiraciones son mucho más ambiciosas.

222Hace poco leí un artículo de Heather Hughes llamado: “Por qué las mujeres independientes de esta generación deben dejar de conformarse con menos”; Me pareció una excelente reflexión acerca de cómo el empoderamiento de las mujeres nos ha llevado a asumir roles que en otros tiempos eran inconcebibles y, al mismo tiempo, cómo existe una gran presión para lo que la sociedad considera éxito en una mujer, pues esta palabra para nuestro género sigue estando ligada a ideas tradicionales antes de cierta edad.

Con el paso del tiempo las preguntas:  ¿Cuándo se van a casar? ¿Cuándo van a tener hijos? Y las afirmaciones de: “Se esta quedando solterona“ entre otras, comienzan a ser más recurrentes, como también las novias que se casan solo pensando en la fiesta y el anillo, los matrimonios desechables, y los hijos con familia pero sin hogar. Todos igualmente criticados. De seguro nadie sueña con el fracaso, aunque a veces con tanta presión social, hay mujeres que se sienten obligadas a realizar los sueños de otras personas por temor a no encajar en lo que se considera ser exitoso hoy por hoy.

A veces transitamos tan rápido que no nos damos tiempo para conectarnos con lo que realmente añoramos. Como decía Miguel Unamuno “De razones vive el hombre pero de sueños sobrevive”, así que no nos conformemos con menos. Hoy en día la posibilidad de soñar y alcanzar nuestros sueños va más allá de lo que nos enseñaron a soñar y de nuestra realidad. Los sueños son un motor de energía incalculable y se vale salirse de los esquemas tradicionales, se vale ser diferente, pensar diferente y actuar diferente… después de todo estamos aquí para vivir una vida que nos haga felices.

Natalia Jiménez Aristizabal, Bogotà  septiembre 2014 – Mozzafiato Copyright

Fotos por Camilo Suan ( Fotografía experimental – Retrato de una pasión)

admin